Jun 17, 2011

Virtualidad

(Escribí este texto hace ya más de un año, por lo de Crucitas, pero me sigue pareciendo tan válido como entonces, así que lo pongo. La opinión no cambia, aún cuando la moda de las granjas quizá ya no sea la misma...)

                              --------------------------------------------------------------------------

VirTuaLiDaD

Mi mejor  amigo tiene una granja virtual. Milita 2-3 horas cada día para que crezcan arroz, aguacate (…), y hasta ¡nachos! En cantidades tan sorprendentes y con una velocidad mágica que podría hacer a toda Africa morir de sobrepeso al mejor estilo gringo; mientras él es virtualmente tan rico como Bill Gates. Visita a todos sus amigos y trabaja también en sus granjas. Las fertiliza con un químico virtual para que también ellos puedan alimentar un continente entero.

Sin embargo, su plan para erradicar el hambre tiene 1 fallo: el continente del hambre no es virtual, quienes lo habitan ni siquiera tienen las condiciones materiales para saberse virtualmente alimentados por la intención de muchos.

Mientras tanto, un granjero no-virtual vende el trabajo de semanas a un precio ridículo. Resignado a que una gran parte de su comida no-virtual vaya directo a la basura: fecha de caducidad, compradores poco efectivos, el producto no tiene la culpa de esperar por vos en el supermercado hasta que ahorrés lo suficiente para una zanahoria.

Cada día inauguramos un nuevo supermercado, un mercado, una tiendita alimentaria: no se preocupe, en poco África también estará plagada de ellas. Y los niños hambrientos y los hombres hambrientos podrán ahorrar también por una zanahoria.

Mientras tanto, afuera, un político no-virtual abusa de una virtualidad devastadora. Tiene la ventajosa característica del poder, de propasarse del no-virtual al virtual sin ningún asco, sin traba alguna. El político parece ser una noticia 01001011000111001 para los granjeros virtuales y sus amigos. Esos amigos que militan virtualmente a miles contra una mina no-virtual que asesinará a animales no-virtuales y a árboles a pesar de sus cientos de años de vida no-virtual, no tuvieron tiempo suficiente para crear un bosque virtual donde mudarse, una red social de árboles que www.podra-ser-visitada-por-los-granjeros-virtuales.com

¡Tontos los árboles no-virtuales que con sus cientos de años prefirieron quedarse en su visibilidad local en lugar de crearse una presencia inmediata, global! ¡Tontos los hambrientos que prefieren morir de hambre no-virtual en alguna localidad perdida del planeta en lugar de entender la buena voluntad de los granjeros virtuales que podrían matarlos de obesa felicidad! ¡¿Tontos los políticos/empresarios que prefieren crear minas no-virtuales y dejar morir seres no-virtuales en lugar de incorporar todos esos beneficios a la comodidad global de la virtualidad, donde vivimos 10100100 luchando en una inmediatez invisible!?

Silvia Rivera

Comentarios

Añadir comentario