Aug 7, 2011

Educación Abierta: Una carrera contra el tiempo

7 de agosto 2011

Fuente: Revista Paquidermo

Por José Reynold Quintanilla Moran

A menos de un mes para que los estudiantes que cursan el Bachillerato por Madurez en los Programas de Educación Abierta para Jóvenes y Adultos realicen las ansiadas pruebas, es necesario preguntarse: ¿están bien preparados? Resulta fantasioso pensar que el tiempo trascurrido desde marzo hasta agosto sea suficiente para desarrollar los contenidos presentes en los programas de estudios de décimo y undécimo año. Apegado a esta realidad vislumbro que difícilmente un estudiante en menos de cinco meses interiorice o, mejor dicho, memorice la amplia carga curricular presente en los programas de la educación diversificada que serán evaluados en el examen. Es injusto y carente de toda lógica que solo se cuente con cinco meses para condensar tan vasta carga académica.

Recientemente integrado a los Programas de Educación Abierta para Jóvenes y Adultos como profesor de Estudios Sociales encuentro difícil concebir que un país que se vanagloria a viva voz sobre su estatus educacional no apueste a una seria política educativa que revalorice la necesidad de crear condiciones adecuadas para todos los estudiantes, y no solo a un grupo. Las personas adultas y los jóvenes excluidos de los demás programas educativos tropiezan con una serie de dificultades socioeconómicas, pero ello no los exime del derecho a recibir una educación de calidad, con proyectos curriculares propios adecuados a sus necesidades y, sobre todo, con tiempo suficiente para desarrollarlos.

Para Leer Más =>

Comentarios

    Comparto esta opinión. Es muy importante garantizar el acceso a la educación para todas las personas, pero eso no se puede hacer en detrimento de la calidad de dicha educación. En lo personal creo que el sistema educativo costarricense completo está atravezando un momento muy difícil y debería entrar en un proceso serio de modernización y fomentar un pensamiento más crítico y solidario.

    Saludos

    Claro que es un problema, pero hay que reconocer también que todo el sistema educativo de este país esta en muy mal estado y el ministro parece interesarle poco  prestar oido a las y los estudiantes y docentes, comenzando por los pesimos programas en todos los ciclos que estan totalmente homogenizados, la población rural e indigena esta bastante olvidada y así un montón de situaciones mas, creo que  todo el sistema educativo necesita ser reformado pero por desgracia actualmente no hay ningun Omar Dengo o Mauro Fernández o al menos a los gobiernos (y mas que todo a este gobierno) no le conviene poner un ministro o ministra con esas intenciones o esa visión. Igual creo  que el problema de inseguridad ciudadana de este país no se debe a la falta de policias sino a la falta de un sistema educativo fuerte y oportunidades de trabajo dignas.

Añadir comentario