Sep 17, 2011

La virtud de opinar

Tenemos la virtud de opinar, pero el defecto de no querer escuchar las opiniones de otros.

Debido al auge de las redes sociales, últimamente los costarricenses y personas de todo el mundo hemos visto espacios de opinión en los cuales se nos da la gran oportunidad de expresar nuestros puntos de vista sobre muchos acontecimientos.

 Cada vez son más los medios de comunicación que tienen sus páginas de Facebook  y Twitter en las que muchas personas ven el contenido de las publicaciones, y a la vez, tienen el chance de comentar sobre el tema, que muchas veces puede estar relacionado a: política, religión, fútbol, vida social y otros. Ya de por sí se dice que esos temas son complicados, y que lo mejor es no hablar de ellos para no crear conflictos.

¿Pero decir esto no será intolerancia?

Si bien es cierto que las discusiones sanas nos ayudan a crecer como sociedad, también es cierto que las que pasan al nivel de solo insultos y desprestigio nos llevan a la violencia y a veces hasta la insensatez.

Por ejemplo; si un medio de comunicación emite algún tema relacionado a un partido político contrario al gobierno de turno, es posible que de la totalidad de los comentarios menos de la tercera parte estén siquiera relacionados al tema publicado, si no que son comentarios llenos de ofensas de parte de los que no simpatizan con ese grupo. Lo mismo sucede cuando publican una nota relacionada al partido que gobierna, abundarán los comentarios llenos de exagerados insultos. Igual podríamos mencionar muchísimos ejemplos como cuando gana o pierde un determinado equipo de fútbol, o cuando se publica algún tema relacionado a espiritualidad.

¿Entonces que tendríamos que hacer? ¿Quedarnos siempre callados?

Por supuesto que no sería la respuesta… Cada canal nuevo de opinión que se abra nos guía hacia un camino de mayor democracia y representación de nuestro parecer. Pero muchas veces estamos desaprovechándolos al dejar de lado el derecho a que nuestra opinión construya un diálogo, y más bien llevando las palabras que expresemos a una contienda interminable, con el fin de que la persona que opina diferente se de por vencida y admita que está equivocada, y de esa forma ya nos sentiremos victoriosos y mejores que los demás.

Esta actitud está causando que como costarricenses seamos una sociedad cada vez mas dividida, muchas veces desestimamos el poder de nuestras propias palabras, pero la realidad es que se puede hacer mucho al dialogar y discutir sobre las situaciones que como sociedad e individuos vivimos, sin olvidar que la objetividad y el respeto son elementos que nunca podemos descartar.

Y como dice el Himno Patriótico del 15 de Setiembre: ¡Sepamos ser libres no siervos menguados! Seamos libres de expresarnos, y no siervos de iras y rencores.

Comentarios

    Excelente comentario y análisis de una sociedad buena dividida en metas u objetivos cuando los problemas de unos y otros son los mismos, ganancia de los malos que aplican el viejo refrán " divide y vencerás".

    Así es don Eduardo, como sociedad tenemos que encontrar los caminos que nos unen en vez de los que nos dividen, hay muchos que quieren sacar beneficio propio al dividirnos como sociedad, pero el bienestar de todos está en el concenso. 

    Me parece excelente su opinión. La libertad de expresión es uno de los derechos más lindos que tenemos. ¡No nos quedemos callados!

Añadir comentario