May 13, 2012

La cultura “serrucha pisos”… una mala costumbre de la cual nos debemos desprender

Serrucha-piso_large
crédito de foto:Serrucha Pisos

14 de mayo 2012

Por Diego Soto

Hay muchas cosas de las cuales los costarricenses nos podemos sentir orgullosos: la solidaridad en momentos difíciles, el buen nivel educativo que a pesar de requerir mejoras es algo que nos ha representado a nivel mundial, y el no tener ejército han sido estandartes que nos han representado a nivel mundial.

Pero también hay un estigma del cual nos ha costado desprendernos a los costarricenses… el ser “serrucha-pisos”. Si por serrucha-pisos entendemos el ser mezquino al dar una opinión, y el vociferar las opiniones de una manera arbitraria y sin dar derecho de respuesta a la otra persona, los costarricenses nos hemos convertido en campeones en ésta materia.

Y no se trata de quedarse callado o sin poder opinar de temas en los que se quiera intervenir, se trata de ser objetivos y no viscerales en cuanta opinión expresamos, si ponemos como ejemplo el echo de que algunos atletas costarricenses no lograron la marca para clasificar a los juegos olímpicos de Londres, instantes después de que la noticia fuera publicada por medios en redes sociales, una gran cantidad de comentarios eran como: “Que bueno, de por sí van hacer nada”, “La verdad es que son unos grandes vagos”, “Ja … Que rico para que no anden paseando de gratis”, por mencionar sólo algunos ejemplos. Y eso sin mencionar las serruchadas en lugares de trabajo, centros de estudio y hasta entre familia.

Entonces ¿Dónde quedó nuestro sentido de pertenencia?  Cada vez que viene un extranjero le mencionamos el montón de defectos de nuestra sociedad, y si, son muchos, pero el punto es que nos desprestigiamos entre nosotros, y si nos ponemos a pensar de que muchos de los problemas que el país tiene son a causa de esa falta de compromiso con la comunidad, con la ciudad, con el país, y lo peor de todo, la falta de compromiso con nosotros mismos.

Es cierto que los políticos cargan gran parte de la cuota en la falta de desarrollo real de las últimas décadas, sin embargo la sociedad costarricense ha dejado valores importantes que nos engrandecieron en el pasado.

Tenemos que repensar a donde queremos llegar como país, si seguimos absorbiendo antivalores extranjeros o si nos preocupamos mas porque todas las personas que habitamos éste país salgamos adelante para beneficio de las actuales y futuras generaciones.

Diego Soto es un Miembro del Partido Verde Ecologista.

Comentarios

No hay comentarios todavía.

Añadir comentario