Jun 27, 2016

Diputado Reconoce Que Se Mintió

Por Freddy Pacheco León
 
ES CIERTO (lo reconocen a cuenta gotas) que le mintieron a la Sala IV diciéndole que en la sesión Plenaria del 12 de junio del 2016 se había aprobado el dictamen de la Comisión de Constitucionalidades que, al evitar recomendar la aprobación del proyecto del NO MONEY NO WATER, propone enviarlo a la Comisión de Ambiente para que se vea la posibilidad de SUBSANAR las muchas deficiencias.
 
Lo extraño es que, si partimos del supuesto que al menos uno de los diputados del FA y el PAC que firmaron la "consulta" legislativa, sabía que ese acto legislativo jamás había ocurrido, no se hubiera por lo menos negado a firmar y llamar la atención sobre la información falsa. Los 12 firmaron, o sea, los 12 le mintieron a la Sala IV. Así que, si el fondo de la consulta era que los magistrados declararan inconstitucional ese acto, al verificar estos que esa votación no se había producido, declararon sin lugar la consulta y la devolvieron. Les dijeron no, por mentirosos.
 
Dicen ahora, que fue un "error material", y así se lo dijo antes el diputado Edgardo Araya a la Sala IV cuando llegó al Directorio de la Asamblea la solicitud enviada por los magistrados pidiendo copia del acta de esa sesión. Pero, por los resultados es evidente, que los señores magistrados "no se comieron el cuento" del "error material", pues NO lo es. Un error material puede ser en un número de sesión, o en la fecha, ¿pero esto?, en el fundamento de la consulta, ¡jamás!
 
Cabe preguntarse, si la redacción del documento de la consulta, la hizo alguien ajeno a la Asamblea Legislativa; alguien desconocedor del proceso llevado a cabo, y enviado tal vez con carácter de urgencia a un diputado para que éste recogiera las firmas. Es posible. ¿De dónde podría haber salido ese documento? ¿De los promotores del proyecto de nueva Ley de Aguas que trabajaron por contrato?
 
Y siguen mintiendo. Ejemplos:
 
No es cierto que las "Sociedades de usuarios del agua de uso agropecuario" ya existen. De hecho, no hay ninguna inscrita en el Minae (como se propone) y mucho menos en el AyA (como sí tienen que hacerlo las asadas) con las cuales entrarían en conflicto en las zonas en que convergen.
 
No es cierto que "valor económico" del agua (que todos reconocemos que sí lo tiene) sea lo mismo que considerarla, con este proyecto, como BIEN ECONÓMICO, como se agregó al proyecto que había ingresado con las firmas. Los bienes económicos están sujetos a las leyes del mercado, de la oferta y la demanda, y son todo lo contrario a los bienes sociales. El agua como bien económico, es quizá, lo más serio y peligroso que tiene este proyecto.
 
No es cierto que las aguas subterráneas no quedan a la libre, al quitarle la función al Senara y pasarla al Minae. Ese Ministerio, y mucho menos la incompetente Dirección de Aguas, tiene los recursos técnicos, profesionales, económicos, administrativos, logísticos... que sí tiene el Senara. Se pasan (sin su personal) de un órgano fundamentalmente técnico a otro estrictamente político, donde no hay nadie capaz de realizar las funciones del Senara, aunque le cambien el nombre a la DINA.
 
No es cierto que no se quede sin regular la exportación de agua embotellada en situaciones de escasez. Al borrar el artículo 87 que existía en el proyecto por el que se firmó, esa regulación no queda ni siquiera difusa, diluida, en el proyecto aprobado en primer debate el 31 de marzo del 2014.
 
No es cierto que no se está insistiendo en mantener la reducción de las áreas de protección en las riberas de los ríos y manantiales. El Poder Ejecutivo tramitó un "estudio" suscrito por el ministro de Agricultura, la Presidenta Ejecutiva del AyA, el director de Aguas del Minae, y las abogadas María Virginia Cajiao y María Gabriela Páez, donde pretenden justificar la reducción de las áreas de protección de manantiales de 125.600 m2 a tan solo 1.256 m2. O sea, quieren aprobar el proyecto de la nueva Ley de Aguas... hasta con esa declarada inconstitucionalidad.
 
La verdad es que, si le mintieron a la Sala IV, no nos extraña que nos quieran mentir a nosotros.

Comentarios

No hay comentarios todavía.

Añadir comentario