Sep 7, 2010

Conversación en tiempo de "joropo"

Por Johnny Scmidt

Hace  treinta y tantos años, conocí a un muchacho venezolano con quien llegué a tener una muy buena amistad. Fue en su casa donde probé frijoles y carne dulce por primera vez, y aunque él regresó a su natal Venezuela un par de años después, facebook me dio la oportunidad de contactarlo.

Dicen que recordar es vivir, que afirmación más cierta. Hemos recordado travesuras y anécdotas de adolecentes, pero también hemos podido conversar ahora, a una edad adulta, sobre política y sobre la realidad de Venezuela y del Sr. Hugo Chávez.

Lo primero que me contestó ante mi interrogante sobre Hugo Chávez fue que en su momento había sido un mal necesario, cosa que no me sorprendió porque cuando las democracias entran en decadencia, lo que cabe y se necesita es un régimen dictatorial si lo que se quiere es lograr un cambio y sostenerlo en el tiempo.

Me explicó que con los recursos que Venezuela ha captado y los “petrodólares” que recibe de su mayor riqueza natural, podrían ser uno de los mejores países de Latinoamérica pero que lamentablemente las promesas de Chaves se quedaron en eso, sólo promesas, aunque reconoce que si se han hecho muchas cosas que efectivamente si han beneficiado a sectores pobres de su población y que no todo es completamente malo.

Mi amigo Jose Eduardo, se declara anti-chavista, pero me explica que obviamente no por el discurso de Chaves, el cual lo reconoce como verdadero, pero que no es muy consecuente con los hechos, sus palabras exactas fueron : “…engañar a los pobres para llevar a cabo un sueño trasnochado de Fidel”.

Después de una interesante conversación, llegué a la conclusión de que el régimen “democrático-totalitario” de Hugo Chaves no es tan distinto a nuestra “super democracia”, y el mal que aqueja hoy día a los hermanos venezolanos, es el mismo que aqueja a casi todos los pueblos latinoamericanos, e incluyo a nuestro pueblo costarricense también, puesto que lo que el pueblo de Venezuela le cobra al Sr. Chaves es no cumplir sus promesas de campaña, cosa a la que nosotros ya estamos más que acostumbrados.

La otra cosa que los tiene molestos es no poder salir a la calle a manifestarse por la casi segura represión militar de la que seguramente serían victimas, cosa que también en Costa Rica los activistas han venido padeciendo, y aunque aquí no interviene un ejército declarado como tal, si hay represión de nuestra policía “civil”, que hoy día actúa en esos casos, casi como fuerzas paramilitares que todos sabemos han sido entrenados por militares.

 Cuando mencioné a la prensa y medios de comunicación, su recomendación fue : “…la prensa mercantilista siempre se moverá para sus intereses… solo hay que ver quienes son los accionistas de ese medio y se sabrá hacia donde jala...  sea privado o del Estado”.

También le mencioné las bases disfrazadas que EE.UU. está instalando en algunos país de la región, y me contestó lo siguiente : “Estoy de acuerdo contigo, eso de las bases y las ayudas es una simple excusa para tener punta de lanzas en los territorios centroamericanos y en el caso de Suramérica, en Colombia…”

Otras manifestaciones de mi amigo fueron :

“...yo pertenecí a grupos de jóvenes que nos reuníamos para hablar y proponer lineamientos de gobierno, basado en la facultad de gentes pensantes sin otro fin que la de obtener un país justo”

 “... siempre he soñado con gobiernos amplios , nacionalistas pero sin caer en los extremos… de presidentes inteligentes gobernando estas tierras y poniéndose de acuerdo en lo económico, social y cultural completamente hecho a nuestra medida”

 “...creo en la tercera vía… nuestra criolla latinoamericana… tenemos el sentido, las riquezas, el territorio… basta de que agentes ajenos a nosotros nos propongan fórmulas mágicas”

 “...ese gobierno llegará el día en que los electores voten con la conciencia y no por el oportunismo,  cuando el votante exija a sus gobernantes el cumplimiento de las promesas de campaña y cuando tengamos una sociedad culta”.

 

Además, recibí algunos consejos muy valiosos :

 “…solo te pido que no decaigas en tus esfuerzos de justicia… que te mezcles con los distintos estratos de tu pueblo para conocer su realidad y sus aspiraciones y solo así abanderar esas propuestas”.

 “...tu misión es difundir y preparar a esas generaciones que ocuparán cargos públicos en un futuro cercano...  para que hagan realidad los sueños de su pueblo”.

 “...eso es, ábreles los ojos a aquellos que aún no ven la realidad detrás de la información manipulada, pero con verdaderos argumentos creíbles, sin pasiones…”

 El “joropo”, es uno de los bailes típicos más representativos de las zonas rurales de nuestro hermano país Venezuela.

 Termino ésta nota con una breve reflexión sobre la amistad :  

 Para que exista amistad no es necesario un lazo de sangre ni que un contrato formal sea celebrado. La amistad es un vínculo frágil en el que las partes asumen un compromiso tácito en el que el respeto y la confianza son la sutil estructura sobre la que se construye la comunicación.

 Hay quienes creen que la amistad es incompatible con otras relaciones. Pero por el contrario, es posible que ésta no sea sino una sólida y enriquecedora base... ¿por qué no ser amigos de colegas, parejas, socios, maestros... y discípulos? Pensémoslo de este modo: la amistad puede tener tantas formas como la capacidad de dar lo mejor de nosotros mismos adaptándonos a las circunstancias.

 Los amigos se necesitan entre sí justamente porque no se necesitan. Esta es la desinteresada paradoja que pone en evidencia la autenticidad de una amistad.

 La fragilidad deja traslucir una secreta fortaleza que solamente se configura cuando en perfecto equilibrio, libertad y generosidad habilitan la serena dimensión en la que los verdaderos amigos pueden descubrirse mutuamente.

 

Comentarios

No hay comentarios todavía.

Añadir comentario